miércoles, 17 de octubre de 2018
Neivano Soy/ Creado el: 2018-05-14 10:25 - Última actualización: 2018-05-19 05:24

Zamir, un joven con síndrome de Down que derriba estereotipos

Zamir Mora Chileuitt, reside en el barrio Mansiones del Norte en la Comuna Uno de la capital opita, tiene empatía con la música y las artes escénicas.

Desde los 4 años de edad mostró sus aptitudes para las artes escénicas.

Escrito por: Caterine Manchola | mayo 14 de 2018

Con la alegría, obediencia y buen sentido musical característico de las personas que poseen una alteración genética (un cromosoma extra en el par número 21) que provoca el síndrome de Down, Zamir Mora Chileuitt emprendió desde muy pequeño la ardua tarea de romper paradigmas y desmentir con hechos  las falsas creencias acerca de esta patología.

Es un soñador y se esfuerza por lograr sus propósitos, lo que lo ha convertido en nadador, violinista y pianista, al mismo tiempo en que adelanta sus estudios. Pero también le gusta la actuación, de hecho interpreta personajes, lo hace con su estilo propio; erguido, levantando el mentón, entonando la voz y alzando una mano, como si estuviese en un recital.

“Yo quiero ser actor, estar en RCN y Caracol”, expresó.

El joven de 26 años de edad, también se esmera por salir bien en las fotos… “serio no, sonriente. ¿Así?”, inquirió en cada toma. Lo cual refleja su buena disposición.

Sus manos, delicadas y talentosas, le han permitido debutar  en grandes eventos desde los 4 años de edad, entre los que se destaca la celebración de los 400 años de Neiva, Fides y Batuta interpretando el violín. Su rutina en un día normal comienza desde las 6:00 a.m.  practicando natación, posteriormente recibe sus clases en el colegio y en las noches ofrece un concierto privado para sus familiares en casa. Suma, resta, escribe, lee, y desea además tocar trompeta.

“Todos tenemos limitaciones”

Gloria Inés Chileuitt Salcedo, su madre, cree firmemente que todas las personas presentamos algún tipo de limitación, lo concibe como algo propio de los seres humanos, lo cual se ha visto reflejado en la paciencia y esmero con la que educó a su hijo.

“Los que no somos aptos para una cosa, lo seremos para otra. Yo por ejemplo tengo facilidad para las artes manuales, porque en mi familia todos son unos artistas; hacían pinturas en telas, pastillaje,   floristería, entre otros, y todo les quedaba hermoso. Pienso que los seres humanos tenemos facilidades para desarrollar ciertas acciones”.

Agradece Dios el “haberlos bendecido con Zamir, a pesar de ser un joven con síndrome de Down, tiene muchas y buenas tanto aptitudes como actitudes. Incluso más de las que tienen algunas personas que se autodenominan “normales”.

Resaltó que el carisma es una de las cualidades que más sobresalen de su hijo, pues a todos los lugares que visita lleva alegría.

“Él dejó de ir a la fundación Síndrome de Down dos meses y cuando volvió todos los muchachos suspendieron las actividades. Estaban felices porque había vuelto salieron a saludarlo y  abrazarlo, también preguntando el porqué de su ausencia”. 



Proceso

Los logros de este luchador los ha obtenido según comenta su madre, gracias al apoyo de toda su familia. Durante los primeros seis años de vida, Gloria Chileuitt se dedicó de lleno a velar por su bienestar por medio de terapias asesoradas por personas conocedoras de este tipo de casos.

Y es que algunos expertos aseguran que a los niños y niñas con este cromosoma adicional, hay que tratarlos igual que al resto de los de su edad. Aunque su aprendizaje sea difícil, existen casos de jóvenes  que han aprendido a valerse por sí mismos a raíz de educarse con niños de su edad que no tienen ninguna deficiencia.

“La estimulación desde el vientre sin siquiera saber sobre su condición. Todo se lo enseñamos por medio de juegos didácticos. Cuando salíamos, hacíamos que buscara objetos o colores y asimismo, los números. La paciencia y acompañamiento con su hermano Fares Ali, y el amor sirvió para que actualmente él hoy se valga por sí mismo y sea tan bella persona”, puntualizó Chileuitt Salcedo.








 

Comentarios