martes, 11 de diciembre de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-12-06 08:20 - Última actualización: 2018-12-06 08:22

Video de Petro

Escrito por: Diógenes Díaz Carabalí
 | diciembre 06 de 2018

Inicialmente creo en las explicaciones de Petro sobre el video donde aparece recibiendo unos fajos de billetes, que no son tantos, y metiéndolos en una bolsa, que no es tan grande. Le creo no porque Petro lo afirme, sino porque varios testigos coinciden en afirmar que el arquitecto Simón Vélez, en esta oportunidad, 2005, y en otras, daba donaciones y dinero en préstamo para cubrir gastos de campaña al senador.

Así las cosas, lo que muestra el video no constituye delito penal alguno (lo afirman diversos juristas), aunque aquella actitud es, desde todo punto de vista, desagradable y que no debe llegar a la retina del ciudadano desprevenido. Tampoco es un comportamiento inmoral, aunque recibir dinero en público no signifique un atentado a la moralidad y la ética.

Cabe preguntarse: ¿cómo un video, que formaba parte del archivo personal del ingeniero Juan Carlos Montes, ha ido a parar a las manos de la senadora Paloma Valencia? Y, otra: ¿Si el  video era un instrumento de prueba judicial cómo la senadora Paloma Valencia lo publicita en medio de un debate del Congreso con transmisión por televisión para todos los colombianos? Aquí si hay una flagrante violación penal porque viola la reserva sumarial que protege los derechos del supuestamente implicado.

Pero sobre todo hay un comprometimiento moral y ético de la senadora Valencia: ¡cómo enseña un video  para aprovechar el impacto farandulero y morboso con el fin de opacar un debate donde se denunciaba la cadena delictiva de Odebrecht y el grupo financiero AVAL! El escandalo compromete a importantes personalidades de la vida nacional, entre ellos al propio Fiscal General de la Nación, a su jefe político y a muchos miembros de Cambio Radical y del Centro Democrático, entre ellos al excandidato Zuluaga y al actual presidente Duque.

Se ha dicho que el video fue obtenido ilegalmente mediante hackeo del computador personal de Juan Carlos Montes por parte de técnicos de informática del antiguo DAS  al servicio del entonces presidente Álvaro Uribe, lo que amplía la cadena delictiva del actual senador y jefe del partido de gobierno. La sinvergüenzada de la senadora Paloma Valencia, en su locura por defender a su jefe  y a sus amigos, no a la institucionalidad,  como lo manifestó, es haber publicado el video para ocultar el verdadero motivo del debate, donde dos poderosos monstruos del dinero implacable, unidos para desfalcar al estado en contratos de obra pública, en el que el Fiscal aparece comprometido, por suma que supera los cincuenta  billones de pesos, cuatro veces el déficit del presupuesto nacional, sea opacado por un video que muestra al promotor del debate recibiendo en préstamo la suma de veinte millones de pesos.

Y el delito adicional de Paloma Valencia, adicional a la violación de la reserva sumarial, está en haber manipulado el video; haber quitado el audio para que no se escuchen las afirmaciones de los comprometidos, hechos que los representantes de la Ley debe investigar y llevar a sanción a los responsables, a ver si para este  canibalismo y la democracia avanza.

Comentarios