miércoles, 17 de octubre de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-08-08 04:22

Un “nuevo” gobierno

Escrito por: Carlos Tobar
 | agosto 08 de 2018

 

Por Carlos Tobar

Ayer se posesionó como presidente de la república, Iván Duque Márquez, elegido por una coalición que tuvo como eje al partido Centro Democrático y el apoyo de los partidos Conservador, Liberal, Cambio Radical, la U, Mira y Justo Libres. Otra Unidad Nacional, siamesa con la que gobernó, Juan Manuel Santos. “Los mismo con las mismas”, dice el senador opositor, Jorge Enrique Robledo. Lo cierto, es que, hay una reedición del Frente Nacional, tal como lo afirma el mismo senador. Y, de eso estamos saturados los colombianos.

 Llevamos probando sus fórmulas para superar los problemas de los colombianos, decenas de años, teniendo como resultado uno de los países más inequitativos del mundo. La desigualdad es tal que ofende. Pongámoslo en palabras de alguien que genera pocas dudas de desviaciones políticas o ideológicas, José Antonio Ocampo, actual codirector del Banco de la República, un destacado economista que ha ocupado todo tipo de cargos de importancia a nivel nacional e internacional. Dice, Ocampo: “Me refiero a la mala distribución del ingreso. Las cifras son claras: Colombia tiene, conjuntamente con algunos países africanos y latinoamericanos, una de las distribuciones de ingreso más inequitativas del mundo. Aunque hemos mejorado un poco en los últimos años, los niveles de desigualdad se encuentran todavía por encima de los registros de 1980 o 1990, que eran ya malos entonces. El índice de Palma, más fácil de comprender que el de Gini, indica que, en Colombia, el ingreso del 10 por ciento más rico supera cuatro veces el del 40 por ciento más pobre. Este nivel es el doble de los de Argentina y Uruguay y cuatro veces el que es normal en los países europeos con una buena distribución del ingreso. Por su parte, las estimaciones de lo que devengan los hogares de más altos ingresos indican que el 1 por ciento más rico concentra el 21 por ciento del ingreso, de nuevo uno de los peores registros del mundo. Cabe agregar que los indicadores que existen sobre la distribución de la riqueza son aún más malos que los de distribución del ingreso.” Subrayemos que, ni siquiera menciona cifra alguna sobre la distribución de la riqueza que, es todavía más ofensiva, como, por ejemplo, la distribución de la tierra que, ha sido uno de los factores determinantes de la violencia desde el siglo xix, para no hablar de los abusos del gran capital, especialmente transnacional, como el que nos ha impuesto el vasallaje neocolonial del sistema de precios internacionales de nuestros productos, v.gr., el café, el cacao, el té, etc., por los que recibimos céntimos, mientras ellos se embolsan millones de dólares. Nuestra miseria, es su riqueza.

Este es el verdadero reto del gobierno Duque, lo demás es paja. Es la garantía de una oportunidad para el desarrollo económico bien entendido, en favor de los trabajadores y empresarios no monopolistas del país, donde, efectivamente están puestas las esperanzas de trabajo y creación de capital de una nación ávida de todo. Esta “unidad nacional” es la única que nos sirve. El que la plantee tendrá, a no dudarlo, el respaldo unánime de la sociedad colombiana.

P.S. La “manifestación” de la Colombia Humana el 7 de agosto, estuvo igual de enjuta al “plantón” de Prada en defensa de Uribe. Tal para cual.