martes, 23 de abril de 2019
Actualidad/ Creado el: 2019-04-15 11:01

Turismo religioso moviliza a 330 millones de viajeros por el mundo

El sector de turismo religioso se caracteriza por fidelizar a los turistas y su trabajo se basa en recibir y acoger a los peregrinos.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 15 de 2019

La fe mueve montañas. Y también moviliza a millones de fieles que buscan cumplir con tradiciones religiosas, renovar la fe, paz interior, afianzar creencias; y generar sentimientos de esperanza, agradecimiento y convivencia.

De acuerdo con World Religious Travel Association, unas 330 millones de personas van por el mundo buscando santuarios, monumentos y celebraciones religiosas; y generan US$18 mil millones aproximadamente.

Este nicho, que en Colombia se abre paso con una interesante oferta, tiene destinos que representan devoción y son aptos para peregrinaje; así como otros destacados por su peculiaridad histórico-cultural.

El país presenta libertad para profesar cualquier culto o religión según el artículo 19 de la Constitución Política de Colombia y los visitantes pueden experimentar y conocer variadas manifestaciones religiosas como procesiones, rituales centenarios, arquitectura de iglesias, capillas y templos.

Elaborar un paquete atractivo, novedoso y original, destacando las características, el valor agregado y el perfil católico de la población, entre otros aspectos, puede marcar la diferencia con otros destinos de Suramérica en la temporada de Semana Santa 2016.

El sector de turismo religioso se caracteriza por fidelizar a los turistas y su trabajo se basa en recibir y acoger a los peregrinos.

En Colombia algunos personajes y destinos que atraen viajeros por motivos religiosos son:

La Madre Laura Montoya, primera santa colombiana

Fundadora de las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena; nació en Jericó, Antioquia, el 26 de mayo de 1.874 y murió en Medellín el 21 de octubre de 1.949. Dejó extendida su congregación de misioneras en 90 casas distribuidas en tres países, con un número de 467 religiosas y en la actualidad trabajan en 19 países distribuidas en América, África y Europa.

Milagro arquitectónico

En Nariño se encuentra uno de los santuarios más bellos de América, construido en honor a la Virgen de Nuestra Señora del Rosario de las Lajas; su arquitectura llama la atención de nacionales y extranjeros devotos, es conocida como “el milagro de Dios sobre el abismo”. La Basílica del Señor de los Milagros, de Buga, Valle, es otro de los íconos religiosos del país.

 

Patrimonio inmaterial

En Cauca se encuentra uno de los Patrimonios Inmateriales UNESCO de Colombia: las procesiones de Semana Santa; una de las más antiguas celebraciones tradicionales de todo el país, haciendo de Popayán uno de los destinos de turismo religioso más importantes del país.

Viaje místico

En Zipaquirá, Cundinamarca, a 180 metros bajo tierra, se vive una experiencia que si bien es cultural, el sentido religioso lo ofrece la Catedral de Sal, construida dentro de una montaña, allí se encuentra la mayor reserva de roca de sal en el mundo.

Otras experiencias religiosas destacadas de Colombia se pueden vivir en los monumentos al Señor Caído del Santuario de Monserrate, en Bogotá, y la Basílica del Señor de los Milagros en Buga.

Conexión con cultura

El desafío que tiene el turismo religioso es motivar a los peregrinos para que disfruten también de los lugares de peregrinaje aledaños y lograr una conexión entre el turismo religioso con otras actividades de los segmentos de cultura como visita a pueblos patrimonio, compras, tures, ciudades capitales, gastronomía, ferias y arqueología.

Para lograr que el turista regrese es fundamental guiarle a través de alguien que haya vivido la experiencia y trabajar por articular la comunidad religiosa, iglesias y parroquias locales, autoridades locales; de igual forma, utilizar para divulgación, los medios tradicionales y las redes sociales.

Los canales de distribución de turismo religioso funcionan a través de la venta de paquetes de turismo religioso y la segunda se da cuando existe un intercambio entre congregaciones o parroquias.

25 millones de peregrinos son atraídos por los centros religiosos más grandes

Roma con el Vaticano: 8 millones.

Lourdes en Francia: 6 millones

Claromontana en Polonia: 5 millones

Fátima en Portugal: 4 millones

Basílica de Guadalupe, en México: 2 millones

Ofrendar o cumplir con una tradición, motivos más frecuentes de viaje

Los viajeros por motivos religiosos buscan paquetes que incluyan servicios turísticos como hospedaje, transporte y recorridos, pues en su mayoría se desplazan en grupo para hacer las peregrinaciones. Se interesan por viajar cómodos, con tranquilidad y serenidad; no tienen pretensiones de hoteles cinco estrellas.

Los motivos de viaje más comunes de los turistas religiosos son ofrendar, pedir un favor o cumplir con una tradición; pero sobre todo busca siempre vivir una “experiencia religiosa o de Dios”.

Este tipo de turismo no atiende a estaciones, lo que contribuye a que haya peregrinos todo el año. La accesibilidad en los destinos es crucial para personas con discapacidades y debe haber acceso a internet durante la visita.

Comentarios