miércoles, 30 de septiembre de 2020
Neiva/ Creado el: 2020-08-06 08:25

Tenderos afectados por las medidas para prevenir el covid-19

A raíz de todas las medidas implementadas para prevenir el contagio del covid-19 muchos sectores se han visto afectados, los tenderos no son la excepción pues cada día sus ventas disminuyen más y en cambio los gastos aumentan.

Cada día sus ventas disminuyen más y en cambio los gastos aumentan.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 06 de 2020

Catalina Durán Vásquez

Hoy los tenderos de la ciudad de Neiva viven una difícil situación a raíz de todas las medidas que se han decretado con el fin de detener la propagación del covid-19 en la ciudad, pues manifiestan lo arduo que han sido estos meses.

La señora Raquel Peñaranda tiene su tienda ubicada en el barrio Las Granjas desde hace muchos años, pero ahora debido a la pandemia ha sido muy difícil pues las ventas han bajado casi un 60%, además adecuar su establecimiento a todas las medidas de bioseguridad también le ha generado muchos gastos.

Manifiestan no obtener ayuda por parte de los entes gubernamentales.

“Todos estos meses han sido muy difíciles, tener que adecuar el establecimiento a todos los protocolos para poder atender bien a las personas, enseñarle a la gente que hay que cumplir esas medidas, a muchos no les gusta, la gente cree que por ser tienda de barrio no cumplimos, además las ventas me han bajado muchísimo es terrible esta situación, ahora que no podemos abrir ni sábado ni domingo es aún más complicado, porque no justifica realizar domicilios, la gente no va a pagar 2000 o 3000 mil demás por una libra de arroz que pida”, sostuvo Raquel.

Muchas veces lo que hace en el día es para pagar lo mismo que compra para poder vender, y para el arriendo es poco lo que le está quedando pues los sábados y domingos lo destinaba para eso, dinero el cual ahora no puede obtener.

“Las bebidas del alcohol también bajó mucho, hay personas que no tienen para un huevo menos van a tener para cervezas, eso me dejaba bastante ganancia y ahora es muy mínimo lo que las personas vienen a comprar”, indicó Peñaranda.

Las deudas no dan espera

Ramiro Aguirre vive del diario que le pueda generar su pequeña tienda ubicada en el barrio Santa Isabel en Neiva, él tiene bastantes deudas, sobre todo con el banco porque aún sigue pagando su casa, pero durante estos cuatro meses se le ha dificultado mucho cumplir con esas cuotas pues aunque los bancos le ha dado plazo, dice que no es suficiente con los demás gastos que tiene.

“Esto ha sido muy duro, las ventas han bajado hartísimo, yo por lo menos me hacia 600 o 700 mil pesos, cuando eran días malos 400 mil pesos, pero estos meses ha sido de 130, 140 que no me alcanza para nada, yo tengo muchas deudas porque aún sigo pagando mi casita, estoy muy endeudado, no he me podido cuadrar todavía”, dijo Ramiro.

Sus ingresos han disminuido más de 60%.

Don Ramiro manifiesta que a las personas les da miedo salir porque no se quieren contagiar, y eso también ha hecho que sus ventas disminuyan y el domicilio no justifica hacerlo porque las personas no pagan los 3000 mil pesos.

“Aquí en mi tienda también sacaba mesas para que la gente se viniera a tomar sus cervezas y eso me ha perjudicado mucho, yo hacía pedido de hasta 3 millones de pesos y eso se vendía rapidito, ahora ya no, eso se cayó”, sostuvo.

En Tello la situación es igual

El señor Luis tiene una tienda pequeña cerca al parque principal del municipio de Tello, el cual lleva más de 3 fines de semana totalmente cerrado su negocio por las medidas decretadas por el alcalde, lo cual le ha perjudicado mucho sus ventas.

“Nosotros siempre hacemos caso a las medidas porque hay que cuidarnos pero eso nos ha afectado mucho, porque teniendo cerrado el negocio como vamos a producir, igual así tengamos abierto las ventas se han reducido mucho, la gente ya no sale, aunque mi negocio es pequeño él me dejaba sus ganancias pero ahora ya no”, indicó Luis.

Igualmente, el señor manifiesta que durante todo este tiempo no han obtenido ayuda de ninguna índole por parte ni de Fenalco ni de Cámara de Comercio, y la situación cada es cada vez más difícil.