martes, 21 de mayo de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-03-14 09:34

Son 18 mil millones en intereses

Escrito por: Alfonso Vélez Jaramillo | marzo 14 de 2019

Casi 18 mil millones de pesos de intereses en 10 años tendremos que pagar en Neiva por la deuda en la que nos está metiendo el alcalde Rodrigo Lara Sánchez.

Suavecito y sin lubricante, dizque para modernizar el alumbrado público, cuando una obra de esta naturaleza se puede ejecutar por etapas y sin recurrir a una multimillonaria deuda de 30 mil millones de  pesos, que vale el empréstito.

Lógico que la plata no saldrá del bolsillo del alcalde, serán los neivanos los que van a pagar como si la situación económica estuviera muy cómoda, en una ciudad en donde no hay fuentes de empleo.

Yo creo que si el alcalde tuviera sensibilidad social recapacitaría y  en lugar de comprometer los millonarios intereses, proyectaría la obra para que se haga por etapas y más bien se puede pensar en rebajar las tarifas a los usuarios.

El concejo (no todos los concejales) le autorizó al alcalde comprometer las arcas del municipio por 29 mil novecientos millones de pesos, lo que vale el crédito, cuando apenas le faltan 9 meses y medio para terminar su mandato.

O sea que le va dejar el municipio sin capacidad de endeudamiento al inmediato alcalde y serán los próximos tres mandatarios los que llevarán la carga de una deuda de Lara sin necesidad clara.

Hay otras obras que si son prioritarias, muy necesarias y de obligatorio cumplimiento como la Planta de Tratamiento de Aguas residuales PTAR, varios años con la idea y no se ha hecho realidad, además porque ya  tiene una orden perentoria de un juzgado para que se construya.

Neiva le está arrojando millones, millones y millones de metros cúbicos de aguas residuales, o mejor podridas, al rio Magdalena, la ciudad no tiene planta de tratamiento y el alcalde se precia de llamarla la capital del  este afluente que recorre todo el país, en casi todos los municipios se utiliza para surtir sus acueductos.

Exactamente son 17 mil novecientos catorce millones, ciento nueve pesos, que fueron calculados por el mismo municipio bajo el rubro “Remuneración sobre capital inversión, Modernización (CINV Res. CRECG123/11) los intereses.

¿No creen que sea mucha plata para un trabajo  que se puede adelantar con recursos propios en la medida de los ingresos?

Es una cifra exageradísima, y es delicada situación económica por la que atraviesa Neiva y su población en general, que cada día se queja de una crisis económica que golpea los hogares porque no hay fuentes de empleo, ni en donde ganarse la vida, además con un alcalde que fue elegido aquí, pero compra en Bogotá y Medellín, golpeando el desarrollo económico local.

Son recursos que se invertirán (si es de buena y no se embolatan en el camino), en el alumbrado público que no se requiere con prioritaria urgencia.

El año pasado le quedaron unos 4 mil millones de pesos de ganancia al municipio por concepto de alumbrado público, lo que significa que si se sigue con el mismo ritmo la ciudad puede modernizar el alumbrado en cinco años sin necesidad de endeudarse, y sin tener que pagar onerosos intereses.

No aspiro ni siquiera a imaginarme dentro poco cuando reviente el primer escándalo, como ha sucedido con el alumbrado y otros servicios públicos desde que fueron entregados en concesión. Por fortuna la recolección de basuras ha tenido buen desempleo con Ciudad Limpia.

Pregunté la semana pasada ¿cuál es el afán del alcalde Lara Sánchez?, que rápidamente y violentando la normatividad con un Comfis ilegal, esta presuroso de contratar un empréstito por 30 mil millones cuando apenas le falta tan poco  para dejar el cargo.

Está claro, el alcalde Lara, está obstinado en contar con 30 mil millones de pesos, precisamente este año electoral. No es un secreto que tiene sus candidatos a la alcaldía, a la asamblea y al concejo.

El alumbrado público moverá en diez años 231 mil 500 millones de pesos, de los cuales 73 mil trescientos se utilizarán para consumo de energía, 18 mil millones en intereses, 53 mil en operación y mantenimiento, 8 mil 40 millones en operación e interventoría, 10 mil 530 millones millones para el fondo de contingencia, 6 mil 540 millones en el alumbrado navideño y a la ciudad le quedará solamente 6.628 millones de pesos, en estos diez años. Si no endeudan la ciudad los 18 mil millones de intereses que se van a pagar servirían para reinvertirlos socialmente.

Importante que se reclame al alcalde y a los concejales para que no cometan semejante barbaridad y no endeuden la ciudad, porque el alumbrado se puede modernizar sin endeudarse. Ojalá no sea verdad lo que dicen en los corrillos que ya hay un concejal que tiene quien les va a vender los bombillos en la China, como la ven.  

Comentarios