miércoles, 20 de marzo de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-03-14 09:28

Presidentes virtuales

Escrito por: Diógenes Díaz Carabalí
 | marzo 14 de 2019

En Colombia, Perú, Ecuador, Brasil se autoproclamaron sendos presidentes virtuales, para seguir el ingenuo ejemplo de Venezuela, con la diferencia de que el autoproclamado Juan Guaidó fue preparado por el gobierno Norteamericano desde chiquito, con el fin de utilizarlo en la desestabilización del gobierno legítimo (sus resultados son otra cosa) venezolano. Y allí cayó, al mejor estilo de mamarracho histórico, nuestro presidente Iván Duque, otro formado en las escuelas del Pentágono, como punta de lanza de la política del “Patio Trasero”, así permanezcamos en el más craso subdesarrollo.

Las cadenas oficiales de nuestro régimen no mostraron la verdad de la famosa “Ayuda Humanitaria”: la incineración de un camión, supuestamente cargado con alimentos, que estaba repleto de elementos de guerra para construir barricadas. ¿Duque sabría de eso? La Corte Penal Internacional investigará y sacará sus conclusiones. Lo que sí es cierto, mostrado por medios internacionales, publicado en la misma revista Forbes y la prensa de reconocida posición en contra del gobierno de Venezuela, es que en las narices de policías colombianos, terroristas (sin nacionalidad identificada) construían bombas molotov y armas caseras para agredir a los agentes de la policía y la fuerza armada del vecino país, lo que constituye un delito, pero nadie, ni la Fiscalía, ni la Procuraduría, ni los altos mandos de la policía se han dado a la tarea de investigar y sancionar. Una vergüenza esa payasada, para que sea la justicia internacional la que al fin y al cabo actúe en contra de nuestro país, por una posición irresponsable de nuestro gobierno.

Fue lo que redondeó la vergüenza y el cinismo del reconocimiento de un presidente virtual que ninguna Constitución Política del mundo reconoce. La tecnología no da para tanto. El fracaso del pretendido golpe de estado en Venezuela nos puso en la medida de una política internacional equivocada. ¿Quién va a confiar, de ahora en adelante, de un vecino como Colombia que se mete con tanta vulgaridad en la cocina de los vecinos y destapa la olla, sin considerar la menor norma de la cultura internacional, del respeto para que cada país se auto-determine?

Hoy mismo estamos en una situación interna muy complicada. El peligro por el que pasa la JEP nos pone al borde del reinicio del conflicto armado, con todo lo que eso implica: que los países garantes acudan a las autoridades internacionales para obligar el cumplimiento de los acuerdos entre el estado y la guerrilla, y con una correlación de fuerzas internacionales en donde estamos en desventaja. No nos salvaría el envalentonamiento, a veces ingenuo, del señor Trump. Se acaba de conocer que el Plan de Desarrollo tiene micos como acabar con la Pensión Sustitutiva (la pensión que hereda el cónyuge cuando muere el jubilado). Sume la débil posición política que tiene en el Congreso, el descenso vertiginoso en la popularidad entre los ciudadanos, la protesta social en aumento con medidas de hecho que complican la gobernabilidad. Pero al parecer al Señor Presidente no le importa, como si fuera otra actuación virtual o un Reality.

Comentarios