martes, 12 de diciembre de 2017
Opinión/ Creado el: 2017-10-12 08:29

Parapeto. - Proceso ¿“Ñoño Mil”?

Escrito por: Julio Bahamón Vanegas
 | octubre 12 de 2017

¿Qué coincidencia no? El gobierno de  Ernesto Samper pasó a las páginas de la ignominia  de Colombia porque  siendo presidente de la república fue acusado por el Fiscal  Alfonso Valdivieso Sarmiento de haber recibido US$ 6.0 millones de dólares del cartel de Cali, se le siguió un juicio en el Congreso de la república que   se  denominó Proceso Ocho mil,  y ahora,  a  este gobierno  lo ha  acusado, ante la Corte Suprema de Justicia, el senador Bernardo Elías, alias el Ñoño Elías,   de que “el grueso de la plata que recibió de los contratos desviados por la multinacional Brasilera Odebrecht, fue a parar a manos del señor Roberto Prieto, gerente de la campaña Santos Presidente en el año 2.014”;  a este escándalo político con evidentes tintes penales  se le ha  bautizado como el Proceso “Ñoño Mil”. Esperaremos pacientes las decisiones que al respecto tome la Fiscalía General de la Republica. ¡El señor Roberto Prieto tiene ahora  la palabra!

Hoy los invito a que   volvamos a conversar sobre el desarrollo socio-económico  de nuestro Huila querido. Es bueno recordarles a mis lectores que durante la realización del Taller sobre Desarrollo Agroindustrial del Huila, en presencia del Jefe del partido y Expresidente de la Republica,  Dr. Álvaro Uribe Vélez,  con la  asistencia de nuestros precandidatos presidenciales, me correspondió hablar sobre este tema específico, tan necesario para  la Región. Trataré de hacer un resumen de lo que se dijo en aquella ocasión: 1.- Según estudios de planeación departamental el  Huila ocupa el puesto 16 entre las 32 regiones administrativas en índices de competitividad. 2.-Se conoce que antes del año 2.016 no se encontraron proyectos de fortalecimiento integral, ni de liderazgo y productividad. 3.- En el año 2.015 no se tenía información que nos permitiera saber cuántas empresas  se están beneficiando de cooperación Internacional. 4.-El Huila es básicamente una región agrícola y a ese sector le debemos casi todo. Es triste decirlo pero desde el año 1.980, esto es, desde hace 37 años no hemos ejecutado proyectos de adecuación, ni de riego  que valgan la pena para mejorar su   economía. El área productiva sigue siendo la misma de aquella época, con contadas excepciones de proyectos nuevos por obra y gracia del sector privado. 5.- El área  utilizable en cultivos y desarrollo agrícola no supera las 315.000 has. 6.- Lamentablemente  ha podido más la politiquería que la necesidad de resolver el progreso económico de los huilenses.  Tenemos, desde hace varios años en la misma secretaria de Agricultura el más importante proyecto de adecuación y de riego, que mal contadas podrían ser  30.000 hectáreas,  derivando 37 M3 de agua del rio Magdalena, a la altura del paso del colegio, en la cota 600 m.s.n.m.  con estudios definidos por expertos en la materia y no hemos sido capaces de comprometernos en su ejecución.   A lo anterior habría que sumarle el distrito Venado-Cabrera de 10.000 has,  más 4.000 has en el rio Bache en Aipe, y el compromiso de construir pequeños embalses con volúmenes de  entre 100.000 M3 a 1.000.000 de M3 en los alrededores del desierto de la Tatacoa en el Norte del Departamento. Este debe ser el compromiso del CD para ganar las elecciones a la gobernación del Huila en el año 2.019.

Comentarios