martes, 23 de abril de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-04-15 10:03

No más protesta social

Escrito por: Ana María Rincón Herrera
 | abril 15 de 2019

Me encuentro dentro del porcentaje de colombianos que apoyamos al presidente Ivan Duque. Creemos y tenemos fe en sus buenas intenciones  de querer una  Colombia mejor.

Encontrar un país con déficit económico; con problemas de orden público; con un congreso en su mayoría contaminado por intereses personales, para sobrevivir políticamente y acostumbrado a funcionar a punta de mermelada  a la que hoy no han podido acceder, crearon un bloque opositor a los proyectos del Gobierno.

Para no ir muy lejos, la semana pasada la Cámara de Representantes negó  las objeciones hechas por el Presidente a la ley estatutaria de la JEP, con una votación, que no se esperaba. Que sea este el momento para aclarar,  qué hacer  objeciones a la ley estatutaria,  no es acabar con La Paz firmada con la guerrilla de las Farc, como ha hecho creer la oposición. Todos los colombianos queremos la Paz.

Preocupante la situación por la que atraviesa el pais. Los bloqueos de las carreteras, las manifestaciones de los estudiantes y maestros, el desempleo, el panorama fiscal, los problemas de seguridad en las ciudades y municipios. La Paz firmada  con la guerrilla de las  FARC con falencias,  la prueba es la no  desmovilización total y  que siguen delinquiendo. Un proceso de Paz con la guerrilla del ELN suspendido, a causa del incumplimiento de lo hablado en la mesa de negociación,  continúando con atentados terroristas.

Se cree que lo que estamos viviendo, posiblemente es  un plan de la izquierda radical, que tiene como objetivo principal  desestabilizar y debilitar el Gobierno para abrirse un camino hacia el poder.

Una de estas causas puede ser la prolongación del bloqueo de la vía Panamericana por 27 días, donde se cree que las fuerzas ilegales mandaban en esa minga indígena, con armas y explosivos ocasionando desastres afectando al sur occidente del país, donde la escasez reino y se perdieron muchos productos de la canasta familiar, ante tanta necesidad del pueblo colombiano.

Durante los  días que duró este  bloqueo, hubo muchas pérdidas millonarias en varios sectores. Entre ellos está el sector agropecuario,  el de la construcción, el de comercio y el de transporte. Dichas pérdidas ascendieron  aproximadamente a los 162.000 millones de pesos.

María Isabel Rueda en su columna del pasado domingo, argumenta que del grupo de Petro se ha escuchado la advertencia de que: “Estas marchas van a ser continuas, vamos hacia el paro cívico nacional”. No es descabellado ese argumento porque todos supimos de la visita de Petro al sitio de  la minga en el Cauca.

Para hacer frente a todo lo que está pasando, un nuevo bloqueo con todas  las consecuencias, sumados  los paros anunciados. El Presidente ha mostrado una autoridad serena, con la firme convicción de que se están moviendo fuerzas  interesadas en crear caos en el país. Por eso vi con acierto la negación  a  reunirse con los indígenas en la plaza pública y no exponerse a un atentado contra su vida. Oportuna decisión.

Es un momento en que todos los colombianos debemos unirnos,  apoyar y respaldar al presidente Duque en su empeño de proteger la legalidad y en el conflicto social del país, que le tocó asumir en el momento en que se posesiono como mandatario de los colombianos.

Comentarios