jueves, 06 de agosto de 2020
Economía/ Creado el: 2020-07-04 06:22 - Última actualización: 2020-07-04 06:23

La pandemia golpeó la economía de muchos excombatientes

El representante legal de Cooagropaz, Víctor Hugo Silva Sotto, reveló a Diario del Huila que los excombatientes debido a la emergencia sanitaria tuvieron que realizar otras labores para afrontar la crisis económica y otros por su parte, decidieron continuar los proyectos productivos en sus fincas. En medio de este panorama, lograron reinventarse y ayudar a los campesinos que también los afectó la pandemia.

Víctor Hugo Silva Sotto, representante legal de Coagropaz.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 04 de 2020

Por Linda Vargas

Luego del acuerdo entre el Gobierno y la guerrilla de la FARC-CEP, los excombatientes con sus apuestas productivas están apostándole a la paz. Sin embargo, la emergencia sanitaria de la covid-19, el olvido del Estado y del Partido Farc los tiene al borde del ‘abismo’, debido a que son pocas las ayudas para sacar adelante los proyectos con los que quieren transformar sus vidas en el marco de la legalidad.

Actualmente la Cooperativa Multiactiva Agropecuaria por la Paz, Cooagropaz, congrega tanto a quienes integraron las filas de la otrora guerrilla FARC-EP, como a las víctimas del conflicto armado.

“Estamos apostándole al campo, que fue afectado por el conflicto. En cierta manera, nosotros entendimos que, nuestras acciones causaron dolor y por eso nuestros proyectos productivos van encaminados a que sean reparativos”, explicó el representante legal de Cooagropaz, Víctor Hugo Silva Sotto.

En medio de la crisis por la covid-19, la cooperativa está reinventándose, porque, así como a todos los demás sectores, los tomó por sorpresa. Ahora, articuladamente con Fundautrahuilca están apostándole a ‘Merca Paz’, un proyecto piloto encaminado a comercializar productos alimenticios de campesinos de la región, para que ellos puedan quedarse con el valor agregado de sus cultivos.



El proyecto de ganadería doble propósito, ubicado en San Antonio-Vegalarga, el cual está en proceso de implementación.

“Nosotros le apostamos y tenemos el compromiso de seguir trabajando por la paz, empeñamos nuestra palabra y decimos: es la mejor salida, pese a lo que se está viviendo. No es mentira como muchas veces dice el Gobierno, que es falso los asesinatos de los excombatientes, es una realidad, por creer en este proceso y creer en la paz”, sostuvo Víctor.

A corte del 31 de mayo de 2020, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), registraba aprobados 1363 proyectos productivos y 4120 beneficiados para la generación de alternativas productivas, colectivas e individuales.



El proyecto ganadero ha presentado serias dificultades como el alimento para los animales.

La crisis

No obstante, Silva Sotto reveló que la pandemia golpeó la economía de muchos excombatientes, por tanto, algunos decidieron realizar otras labores para afrontar la crisis que ronda en sus hogares y otros por su parte, decidieron seguir con los proyectos productivos que adelantan en sus fincas.

“Nosotros necesitamos dos cosas: tierra e insumos. El primer paso lo dio el gobernador al entregarnos los insumos para que nosotros trabajáramos. En el momento le estamos exigiendo y diciéndole al Gobierno que se requiere de tierra para desarrollar nuestros proyectos productivos y en cierta manera, buscar el bien vivir de la gente que cree en esto y no solamente nosotros, sino todos, porque de eso se trata, de buscar el desarrollo y el progreso de los territorios”, indicó Silva.

Sumado a lo anterior, entre las situaciones que los afectaron en medio de la emergencia sanitaria están las medidas que cada municipio estableció para hacerle frente a la pandemia y así evitar el contagio de sus ciudadanos. Pero, la que más incidió en agudizar la crisis económica fue el cierre de las vías de acceso a los cascos urbanos, lo que dificultó el tránsito de productos agrícolas.

“Las personas restringieron el paso, creyendo que la solución era de tipo represiva o de tipo policiva, debido a que armaron sus retenes y les prohibían a los campesinos trasladar sus productos y eso creó una dificultad. El tiempo demostró que estaban equivocados y les tocó levantar los retenes”, indicó Silva Sotto.

La restricción del no paso de vehículos por parte de las autoridades y de los ciudadanos de cada municipio, provocó que muchos alimentos perecederos, se perdieran y generara una gran crisis en la economía campesina debido a que los cultivos, en su mayoría, son financiados por los créditos otorgados por los bancos.

‘Merca Paz’

“Se perdieron muchos alimentos. Debido a eso, me llama el profesor Yael Garaviño (director cooperativo de Fundaultrahuilca) y me dice que abrirán el mercado a domicilio, entonces fuimos allá, trajimos los alimentos de los campesinos y de la gente nuestra. Pedimos unos permisos para poder transportar los alimentos”, expresó Hugo.

Los municipios donde más hubo perdidas de alimentos, según Víctor Hugo Silva, fueron: Neiva, Baraya, Tello y Palermo.

“Se articuló y se realizó el mercado a domicilio, porque no se podía hacer de manera presencial debido a las restricciones y el aislamiento no lo permitía. Para nosotros era novedoso ese mecanismo o estilo, pero en la medida se va aprendiendo y se va enrutando”, añadió el representante legal de Cooagropaz.

Aplaudió las acciones adelantadas por la Agencia y Desarrollo Rural, la Alcaldía de Neiva y la Gobernación del Huila, con el fin de rescatar en medio de la pandemia el mercado campesino; sin embargo, indica que, esta acción debería desarrollarse de manera continua.

“La necesidad exige que sea continuo y se resuelva. Por eso nosotros decimos que la salida que tiene esta propuesta generada a través Cooagropaz o de ‘Merca Paz’, resuelve un problema. Vemos que no hemos recibido apoyo en este asunto, muchas personas nos dicen: dedíquese a lo suyo, a sembrar. Nosotros podemos producir y también asociarnos y comercializar. Esa parte es la que en cierta manera le estamos apostando y es una deuda que tenemos con la gente, tanto con productores como con los mismos asociados de la cooperativa”, manifestó.

Actualmente, 1000 asociados creen en la paz y en el proceso que adelanta la cooperativa. “Ponen a su disponibilidad sus tierras y su fuerza de trabajo para producir, pero ellos lo que no están de acuerdo es que venga un intermediario y prácticamente acabe con el campo”, dijo.

Dificultades en otros proyectos

De otro lado, indicó que el Gobierno Nacional les entregó un proyecto de ganadería doble propósito, ubicado en San Antonio-Vegalarga, el cual está en proceso de implementación. Sin embargo, han tenido dificultades técnicas.

“Nosotros tuvimos una serie de problemas en torno a que en el proyecto no fue plasmado lo de la comida para los animales, o sea, sí había presupuesto pero no estaba asignado. En un proyecto de esa magnitud se requiere de adecuación de praderas, pasto de corte y una serie de requerimientos, en eso no se dejó presupuesto. Esto nos creó y nos quitó tiempo. Cuando ya íbamos a entrar a formularlo, vino lo de la pandemia que nos originó otro retraso. Nos exigen y eso es lo que muchas veces uno se pregunta: ¿por qué a mí?, pero ellos sí se pueden justificarse con lo de la pandemia”, reveló.  

Aseguró que, pese a que tienen todas las ganas de luchar para sacar adelante los proyectos productivos, están trabajando con las ‘uñas’ y no han tenido un verdadero respaldo de los bancos. “A nosotros no nos prestan, porque no tenemos vida crediticia”. Aun así, siguen apostándole al Proceso de Paz.

“Nosotros insistimos porque creemos en esto, sabemos que esto no va a ser fácil, no queremos que nos regalen, sino que nos apoyen en estas iniciativas, estamos haciendo las cosas bien, estamos trabajando y produciendo, y queremos que esto siga así, pero que haya voluntad tanto de la sociedad como del mismo Gobierno Nacional”, señaló.

Abandono del Partido Farc

Expresó que la dirigencia política del Partido Farc los abandonó en medio de los asesinatos sistemáticos de excombatientes en todo el país, y el Huila, no es ajeno a esta situación, especialmente en el municipio de Algeciras donde se han presentado el mayor número de casos.

“Los asesinatos se han presentado en las regiones donde están trabajando en proyectos productivos, prácticamente es gente que está desprotegida y no tiene ninguna garantía de parte del Estado y de los líderes del Partido Farc, que en cierta manera no están preocupados por esta serie de situaciones, sino lo que quieren es generar una justificación para criticar al Gobierno”, aseveró.

En el olvido proyecto avícola

Recordó el caso del excombatiente Esder Pineda Peña, asesinado cuando se encontraba en su vivienda, ubicada en el barrio La Floresta, Algeciras. Él, junto con otros 18 reincorporados se dedicaban a proyectos avícolas con Asopropaz.

“A él lo mataron prácticamente por creer en el proceso. ¿Quiénes?, no sabemos. Siempre hemos preguntado y nos dicen que el caso está en proceso de investigación. Fuera de la parte jurídica o de la responsabilidad de los actores intelectuales, aquí hay unos responsables políticos: El Estado por no brindarnos las garantías y el Partido Farc porque abandonó a la gente que creyó en el Proceso de Paz”, aseguró. 

En este momento, el proyecto avícola en Algeciras se encuentra abandonado, debido a que los excombatientes no quieren continuar con este proceso por temor a ser asesinados o desplazados.

“El proyecto avícola va en decadencia, porque él le ponía los ánimos, era él el que estaba tratando de resolver todo, y parte de la dirigencia quiere liquidarlo, nadie quiere darle continuidad a este proceso, por temor y falta de garantías. Es que trabajar en medio de las balas, de los muertos y del desplazamiento no da garantías, usted mira que no hay futuro, entonces no hay entusiasmo; eso es lo que está sucediendo en Algeciras, nadie quiere apostarle a un proyecto”, sostuvo.

Finalmente, indicó que no todo es un panorama oscuro, porque pese a las dificultades y asesinatos, los excombatientes están jugando su mejor partido: el de la paz.

DESTACADO

“A corte del 31 de mayo de 2020, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), registraba aprobados 1363 proyectos productivos y 4120 beneficiados”.

“Aquí hay unos responsables políticos: El Estado por no brindarnos las garantías y el Partido Farc porque abandonó a la gente que creyó en el Proceso de Paz”. 

“Nosotros le apostamos y tenemos el compromiso de seguir trabajando por la paz, empeñamos nuestra palabra y decimos: es la mejor salida, pese a lo que se está viviendo”.