jueves, 18 de julio de 2019
Especiales/ Creado el: 2019-04-15 11:04

La inestabilidad social también estresa a los chimpancés

Los machos de chimpancé reducen sus interacciones agresivas cuando las relaciones sociales en el grupo son inestables. Así logran reducir el riesgo de lesiones.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 15 de 2019

Por: Raquel de la Morena

El hecho de que compartamos con los chimpancés en torno al 98 % de nuestro ADN nos permite asegurar que es nuestro pariente vivo más próximo en el reino animal. Así que no es de extrañar que muestren comportamientos cercanos a los nuestros, como el hecho de sentir estrés.

Un estudio reciente, llevado a cabo por el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, con sede en Leipzig (Alemania), ha investigado a estos primates, que tienen una estructura social liderada por los machos quienes establecen una jerarquía de dominancia entre ellos.

Según apuntan estos científicos en una nota de prensa, lograr mantenerse en un estatus social alto, de autoridad sobre los demás, muchas veces implica un desgaste energético muy elevado. Así que el equipo examinó las potenciales fuentes de estrés energético y psicosocial al que los chimpancés se exponen a diario, “y especialmente durante los periodos en que los machos compiten con intensidad por la dominancia y por las oportunidades de apareamiento”, destaca Anna Preis, una de las autoras del estudio.

De esta manera, se encontraron con que los niveles de cortisol en la orina dicha hormona se libera como respuesta al estrés eran más altos en los machos durante los períodos inestables en los que la jerarquía no estaba bien definida en comparación con aquellos otros más estables en los que sabían a qué atenerse en cada momento en su relación con los demás machos, mientras que las tasas de agresión entre ellos mostraron un patrón inverso: eran mayores en las etapas más estables.

La imprevisibilidad es particularmente estresante

Así pues, estos hallazgos sugieren que la incertidumbre en las relaciones de dominio dentro del grupo exponen a los machos a un estrés psicosocial, pese a las tasas más bajas de interacciones agresivas durante esas etapas. Según señalan los investigadores, esto resulta compatible con otros estudios que muestran que la imprevisibilidad en las relaciones sociales es particularmente estresante en primates, incluidos los seres humanos.

"Nuestro estudio muestra que la agresión abierta no fue la fuente de los altos niveles de estrés de los machos durante los períodos de mayor competencia entre ellos, sino que se vieron más afectados por la incertidumbre social inducida por estos períodos competitivos", dice Preis.

Otro de los autores del estudio, Roman Wittig, explica que uno de los principales hallazgos de esta investigación "es que los chimpancés macho ajustan los comportamientos competitivos a las condiciones que dependen del contexto. Cuando el riesgo de escalada de conflictos era alto, los machos evitaban comportamientos agresivos para disminuir el riesgo de lesiones".

Según recuerda Wittig, los chimpancés son unos animales muy territoriales y no dudan a la hora de defender sus territorios, todos a una, contra los intrusos, de manera que “los machos podrían evitar comportamientos agresivos cuando la relación de dominio en su grupo es inestable, no está clara, como parte de una estrategia de gestión de conflictos que les permite cooperar como grupo durante esos períodos".

Comentarios