martes, 23 de abril de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-02-11 08:17 - Última actualización: 2019-02-11 04:15

Hidroituango y sus efectos ambientales

Escrito por: Editorial | febrero 11 de 2019

El territorio ubicado aguas debajo de la Represa de Hidroituango, ha venido presentando un panorama desolador producto de la decisión de suspender el libre flujo de agua del rio Cauca, con el fin de recuperar los túneles 1 y 2 que quedaron inundados por la emergencia que se presentó el año anterior. El desastre ambiental ha sido mayúsculo. A través de los medios de comunicación televisivos hemos observado un panorama desolador. El lecho tradicional del río ha quedado totalmente seco, en algunos sectores, donde ha desaparecido la riqueza piscícola, que ha sido el sustento económico de toda la población ribereña del más importante afluente del río Magdalena.

Más de 6000 especies nativas, desaparecieron. Es un panorama triste y desalentador. Desafortunadamente la decisión gubernamental ha sido bastante cuestionada por la opinión pública. Pero era necesario asumir este costo político para salvar este megaproyecto que va a permitir generar el 17% de la demanda de energía que necesita el país. El miércoles anterior, cerró la pesada compuerta número 1. Una decisión que debió tomar EPM para que a la casa de máquinas no ingresara más agua del caudal, pues, según voceros, con ello se eliminaba el riesgo de un colapso. La construcción de hidroeléctricas genera un alto impacto sicológico entre la población del área de influencia del área de la región, donde se van a desarrollar las obras, por los daños ambientales, económicos, sociales, entre otros, que se denuncian en los diferentes medios de comunicación y que se convierte en una dura controversia entre las diversas instancias gubernamentales.

Eso es precisamente lo que acaba de ocurrir con el proyecto de Hidroituango, el más ambicioso en la historia del país. El desastre que se presentó por el derrumbe que se presentó dentro del túnel que desvía las aguas del río Cauca, que permitiría la construcción de la represa. No se pueden desconocer de ningún modo los inconvenientes técnicos que ha tenido la obra, ni tampoco los daños ambientales. Aunque estaba previsto que el río perdería gran parte de su caudal, por la medida que se tomó cuando su nivel era uno de los más bajos, lo visto, no obstante, los esfuerzos de las personas contratadas para salvar las especies, es muy impactante. Hoy, cuando cada vez más la humanidad está tomando conciencia de la defensa del planeta. Además de que es un ambiente propicio para la crítica de quienes, con razón o no, están en la otra orilla del proyecto. Hay que esperar que todo concluya lo mejor posible para el bienestar de los colombianos.

Comentarios