jueves, 12 de diciembre de 2019
Deportes/ Creado el: 2019-12-02 08:56

El luchador barbero de la liga del Huila y oro nacional

Su rutina en las colchonetas, pesas, mancuernas y otros elementos con los que realiza su preparación como luchador olímpico quedan a un lado cuando toma las tijeras y las herramientas para realizar el mejor estilo a sus compañeros de entrenamiento; el reciente oro de la categoría 67 kilogramos lucha modalidad greco Julián Steven Horta habló de lo que fue la reñida final, su faceta como barbero y ahora el reto de ser papá.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | diciembre 02 de 2019

Por: Isauro Quintero Barrera

Cartagena – Bolívar 

Era domingo 25 de noviembre y lo recuerda como si fuera ayer, el neivano Julián Steven Horta ya estaba en la final de los 67 kilogramos lucha modalidad greco en la que tenía que encarar a Maicol Toro Castañeda de Antioquia, un oponente que no pintaba fácil, Horta caminaba de un lado a otro pero en sus ojos se veía el brillo de querer acariciar la dorada y su foco siempre subirse al podio por el oro para su departamento. 

“Caminar y caminar, es una forma de mantenerme activo, en ese momento yo realmente estoy orándole a Dios, pidiéndole, porque soy muy devoto y todos mis triunfos son dedicados a Él. Solo hacía visualizarme en eso, era lo que me inspiraba, me motivaba en cada acción que estaba haciendo, no hacía nada más que imaginarme siendo el campeón, me imaginaba con el triunfo” comentó con seguridad el luchador neivano.

Llegó la hora del combate y al final una jugada en la que todo el coliseo se levantó, “la acción de los cuatro puntos realmente fue una acción de desespero del oponente, ya al verse con el tiempo encima y que iba perdiendo se me tiró en encima y simplemente lo contraataque levantándolo y tirándolo y fue una acción de cuatro puntos y así finalice el combate” recordó el deportista.

En sus palabras siempre se vio la seguridad de que el ser campeón no fue una coincidencia, fue una creación paso a paso, de anhelos, de desearlo en el corazón y de hacer el mejor papel en los Juegos Nacionales en Cartagena; adicional acompañado de un equipo interdisciplinario médico y físico que trabajó en su recuperación oportuna combate tras combate.

“Realmente ante Antioquia fue un combate muy apretado, un rival muy duro, pero gracias a Dios se dieron las cosas. Realmente había muchas cosas que me motivaban, primero Dios, mi familia, mi mamá y hermana siempre están apoyándome, ahora mi hijo porque viene en camino, no sabemos que es (sonríe) pero quiero que sea niño o lo que Dios permita” comentó Julián.

Cuando se hace campeón, primero empuño su mano derecha, golpeó su pecho, de rodillas señaló al cielo, cerró sus ojos agradeciendo a Dios, enseguida envió un beso a la tribuna y de pie con sus brazos reveló a sus amigos que va a ser papá, por lo que el triunfo también fue para su esposa Yiseth Ruiz e hijo que viene en camino.

“Sentí una felicidad, satisfacción apenas termina el combate, siento que cumplí, esto todavía no es el final, todavía seguiré trabajando más duro porque aspiro tener más juegos y con la ayuda de Dios estar en unos Juegos Olímpicos. Significa trabajo duro, dedicación, esfuerzo, sacrificio, porque fue así, uno como deportista tiene que sacrificar muchas cosas, familia, amistades, fiestas, de todo, realmente es una medalla que sabía a todo eso” agregó Julián Steven Horta.

Barbería otra de las facetas

En medio de los combates y los entrenamientos Julián Steven Horta también ha desarrollado otra habilidad y es precisamente la de ser barbero, el mismo comentó con sonrisas que se encarga de hacer que varios de los integrantes de su equipo luzcan impecables.

“Sigue mi preparación porque aspiro entrar a la selección el otro año, tengo otros proyectos, me dedico a barbería, pienso montar mi propio negocio, entonces ahora a descansar un poco y a dedicarme a la montada del negocio y a seguir con mis entrenamientos” explicó.

En su casa en el barrio San Carlos de Neiva ya tiene la silla, el espejo y varias de las herramientas para su propia barbería, “yo le hago el corte a todos los de lucha, incluyendo a Hernán Darío Guzmán a Marlio, a todos, igualmente otros compañeros de la universidad, del barrio y así, ya que se me va a dar la oportunidad quiero montar mi negocio”.

El ser papá fue una sorpresa, así como la dio en la celebración terminado el combate de la final, “al inicio fue algo que no me esperaba, me dio un poco duro, pero gracias a Dios poco a poco lo fui asimilando y ya me siento muy feliz porque es una bendición de Dios”.

Los Juegos Nacionales acabaron el fin de semana y el telón fue dorado para la lucha, mejorando lo hecho hace cuatro años, “significa que vamos a escalar en la lista y tabla de medallería, vamos a ocupar un mejor puesto, creo que realmente esto es algo histórico para el Huila porque son tres medallas de oro en lucha y aspiramos llegar a más”.