lunes, 16 de septiembre de 2019
Cultura/ Creado el: 2019-06-06 10:19 - Última actualización: 2019-06-06 10:19

El hombre, el maestro, el artista

Jorge Villamil Cordovez no fue ajeno a desaires o desplantes por la letra a veces jocosa de alguna canción y por su posición conciliadora y propiciadora siempre al diálogo.

Hoy se cumplen 90 años del natalicio de Jorge Villamil Cordovez.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 06 de 2019

José Míller Trujillo (Wiponga)
Especial para Diario del Huila

Para la realización plena y satisfactoria en cualquier profesión u oficio se requiere primordialmente que, aparte de las capacidades, se tenga un auténtico desarrollo de la personalidad mediante una adecuada educación de los talentos. Solo así se logra vivir en y con grandeza. Jorge Villamil Cordovez fue una persona común y corriente en cuanto a su naturaleza humana.  Y como persona tuvo fortalezas y debilidades; virtudes y defectos; y como las cebras, rayas blancas y negras igual que todos nosotros.

Los médicos, los artistas y los religiosos – espiritualistas, son las personas más allegadas a esas otras personas víctimas de la injustica social en cualquier parte del mundo dada la sensibilidad propia que sus profesiones desarrollan en su personalidad.  Por esta razón, médicos y artistas, y como también ya lo expresé algunos pocos religiosos y espiritualistas, son incomprendidos por las clases dirigentes sociales, políticas, económicas y hasta religiosas. Y se ha visto en el mundo cómo son señalados, injuriados, calumniados y muy perseguidos por sus ideas en pro de un bien social armónico basado en la justicia.

Jorge Villamil Cordovez no fue ajeno a desaires o desplantes por la letra a veces jocosa de alguna canción y por su posición conciliadora y propiciadora siempre, al diálogo, al acuerdo o pacto -que cuando se hacen- son para cumplirlos. Testigo muy allegado fui de varios de estos hechos, principalmente cuando en el gobierno del presidente Belisario Betancur le colaboró (por convocatoria del propio presidente), en lo relacionado con acercamientos hacia la gente alzada en armas.  Y de manera ridícula y oportunista para producir noticia cuando medió en la liberación de un diplomático secuestrado por las FARC.

Pensamiento libre

Muchos son los casos en Colombia con la gente de la academia, el pensamiento libre con sentido social sano y todo lo bueno que el ser humano puede dar así no le guste a las clases manipuladoras. Otras víctimas muy sonadas fueron el poeta Vidales y el propio Gabriel García Márquez poco tiempo antes de recibir el Premio Nobel de Literatura. El escritor José Eustasio Rivera Salas fue víctima en su propia tierra por sus denuncias sociales en su obra La Vorágine y su cercanía con dirigentes de proyección social como el visionario Reinaldo Matiz.

Esta faceta de Jorge Villamil casi a nadie le ha dado por exaltarla y solo se han dedicado a criticar sus errores y a tratar de demeritar sus hechos positivos con sus canciones y como el gran médico ortopedista que fue, a pesar  de que estudió y se graduó en esa profesión más por presiones paternas que por convicción personal; pero supo ejercer la medicina de manera ética y eficaz enfocando siempre sus actos a todo ser humano sin distingo pero de manera especial a los pobres económicamente, y supo en el momento oportuno, renunciar  a la medicina para entregarse de tiempo completo no solo a su obra musical sino también a apoyar a los más desvalidos y primordialmente a alcanzar el sueño –en unión de prestantes colegas- de consolidar a la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia (SAYCO) en una de las más prestigiosas hoy día en Latinoamérica.

A pesar de toda la incomprensión a las fallas naturales de toda empresa y de la guerra infame de usuarios mercantilistas apadrinados por no pocos funcionarios públicos venales que olímpicamente pretenden pisotear los sagrados derechos de autor.  Porque para llenarnos de adulaciones e hipocresías sociales siempre están prestos pero cuando se trata de reconocer nuestros derechos nos miran con desprecio y robándonos no pocas veces nuestro justo salario u honorarios pretendiendo en medio de todo seguir utilizándonos para sus farsas en cuanta feria y festival hay en el país.

Estudiosos de la obra

El maestro Villamil no solo recibió condecoraciones (algunas de ellas oportunistas y utilitaristas) sino también toda la envidia, la mezquindad y el egoísmo de personas de otras profesiones y por lo tanto ajenas a lo suyo.  Y lo peor, de uno que otro colega a nivel nacional e internacional –y lo más triste- en su propia tierra nativa.

Pero lo imperdonable es que antes, y ahora después de haber partido de este mundo, los profesionales de la adulación (lambonería e hipocresía) lo sometieron y someten en su región natal a lo mismo indignante que hicieron y aun hacen con José Eustasio Rivera: los convirtieron en mitos y sobretodo en COMODINES,  pretendiendo decir y convencer a la gente que solo existieron o existen Rivera y Villamil y nadie más puede ser poeta, novelista o compositor de renombre.  Se exceptúa la buena labor de estudiosos de la obra de estos dos maestros y también hoy día el trabajo pedagógico en las instituciones educativas de todo nivel y de los medios de comunicación culturales y universitarios. 

Un hombre de excelsas virtudes como lo es Guillermo Plazas Alcid, logró de manera inteligente para honrar la memoria de Rivera, y por ley de la Republica, la construcción del Centro Cultural y de Convenciones que lleva el nombre del ilustre poeta y novelista. Igualmente, creo la Fundación Tierra de Promisión para las artes y los oficios. Y con esta, la Bienal de novela que al comienzo fue nacional y ahora internacional. Logrando así, la mejor manera de preservar la obra Riveriana y promover el descubrimiento y exaltación de  nuevos valores de las letras no solo huilenses sino también colombianos y del mundo.

Reconocimientos en vida

Es justo, equitativo y deseable que en un día no lejano, escritores como Winston Morales Chávarro o cualquiera de sus colegas de generación o de las más nuevas, logren ganar el Premio Nobel de Literatura.  Estos hechos reales y positivos de Guillermo Plazas Alcid están muy por encima y a años luz de las mezquindades y estupideces de los aduladores de José Eustasio Rivera.

Y en cuanto a Villamil Cordovez, bien lo sabemos que todos los reconocimientos los recibió en vida, y como ya dije, algunos oportunistas e hipócritas cuando utilizaron su prestigio y su bondad humana para toda clase de hechos negativos como la politiquería y las conveniencias sociales mezquinas. Ojalá que el parque de la Música que lleva su nombre en Neiva sea muy bien administrado, cuidado y utilizado. Y que la Fundación por la Huilensidad cumpla cabalmente sus objetivos mediante una autentica planificación, organización, ejecución y evaluación de sus actividades; que reestructure lo que haya que reestructurar en medio de algunos aciertos.

Pero eso sí, que no se dediquen solo a entregar condecoraciones y demás de esa cosas (que en sí mismas no son malas porque valen la pena), sino a promover la discografía de las obras del Maestro más allá de lo importante que es el museo; porque, se han centrado en sólo algunas obras ya muy trilladas olvidándose de muchas apenas conocidas y que más parecen inéditas, siendo muy valiosas. Y primordial, que no se sumen al coro de quienes utilizan al Maestro como un comodín para sus mezquindades sociales y politiqueras llevándose por delante la existencia de valiosos compositores de generaciones pasadas y actuales sin promocionar eficazmente sus obras y solo hacerles homenajes.

¡Por siempre vivirás, Jorge Villamil Cordovez!