miércoles, 29 de enero de 2020
Opinión/ Creado el: 2020-01-14 10:52

Duque sigue en deuda con el Huila

Escrito por: Redacción Diario del Huila | enero 14 de 2020

Por: Jóse Eustacio Rivera Montes

En el inicio de cada gobierno, el país ve con esperanza la llegada de sus mandatarios, siendo este quien interprete las necesidades sociales y económicas de todo el conglomerado. Quienes eligieron, ven en que “este si” lograra el progreso en los sectores de mayor crisis institucional, como vías, educación, vivienda, servicios públicos y demás necesidades, siempre una lista interminable, que suele ser mayor que las disponibilidades de gobierno para asumirlas a los niveles que se requieren. 

Constitucionalmente somos un país de regiones, pero el centralismo hace muy dependientes a los entes territoriales ante los burocráticos recursos nacionales. Bajo este esquema el Huila siempre pierde, donde hemos padecido el desconocimiento institucional en inversiones de gran importancia regional y hoy hay una cruda limitación en las transferencias del sistema general de participaciones, que hacen parte del esquema tradicional del presupuesto nacional. El paso restringido de la vía nacional ruta 45, nuestra columna vertebral de transporte terrestre y que comunica al sur con el norte del país, es una dolorosa muestra de que somos un departamento mediterráneo y de muy poca capacidad de negociación en la geopolítica nacional. 

En 17 meses de gobierno, con un plan de desarrollo más general que especifico, hablando del departamento del Huila, vemos una bancada parlamentaria que poco es tenida en cuenta para las inversiones de mayor interés de la región. En cabeza del presidente de la cámara de comercio de Neiva, se hizo una agenda de trabajo unificada con gremios y fuerzas vivas del departamento para contribuir a la aplicación de la práctica y evitar que las necesidades de mayor impacto plasmadas no se conviertan en una nueva frustración.

Pero como bien lo dijera de manera contundente German Vargas Lleras en su última vista a Neiva, “no pasa nada”. Fue contundente el apoyo de miles de ciudadanos Huilenses que se volcaron a apoyar al joven candidato del centro democrático, que logro calar en las bases populares, conservadoras de esta región y muchas del país. Veo a diario Uribistas y simpatizantes decepcionados y sin esperanza, poco o nada ha podido avanzar a favor de la causa partidista, y su propuesta bandera “mas salarios, menos impuestos” no ha pasado y creo que no pasara.

Reconocemos que ha visitado el Huila, en el taller construyendo país, en Garzón en octubre del 2018, ante más de 2.500 ciudadanos, donde se sostuvo un abierto dialogo, pero muy pobre en la materialización de inversiones para el departamento. 35 compromisos en este taller, solo 17 han sido ejecutados, un 49%, 2 se encuentran en ejecución permanente, y se adelantan acciones para el cumplimiento en otros 15, los de largo plazo, se asegura que desde la alta consejería para las regiones hacen seguimiento detallado para que se cumplan a cabalidad. Sus visitas que han sido periódicas, pero nada profundo en sus anuncios para un departamento históricamente Uribista. 

Mientras hoy nuestras necesidades en infraestructura crecen y muchas de estas empeoran, por otro lado, la falta de reconocimiento institucional y nuestras apuestas productivas pasan por un difícil y crudo 2020. Además de no ver un claro liderazgo al frente del país, que es una gran preocupación, vemos con gran zozobra las inversiones que por tantos años venimos reclamando. De todo lo que se dijo en campaña electoral y en sus anuncios como presidente, concluimos con gran expectativa y desasosiego que Duque sigue en deuda con el Huila.