martes, 21 de mayo de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-05-15 09:27

Dificultades empresariales

Escrito por: Editorial | mayo 15 de 2019

En la edición anterior del Diario del Huila, el jefe de edición Fausto Manrique, realizó una excelente crónica sobre la “Creación de empresas en Colombia en Colombia creció 9,7% y en el Huila sólo 1,2%”, donde expresaba que el aumento en la conformación de sociedades a nivel nacional fue de 10,5% en los tres primeros meses de 2019. En el país fueron creadas 2539 unidades productivas en el mismo periodo. La mayor problemática de las empresas colombianas en muchas ocasiones se focaliza en el funcionamiento interno de sus organizaciones. Pero hay que tener en cuenta los factores exógenos que son los que más afectan su supervivencia, dentro de un mercado bastante complejo y altamente competitivo.

Hoy en día, los problemas que enfrentan las empresas son muy diversos y se deben mirar a través de diversos enfoques locales, regionales, nacionales e internacionales. Aquí se conjugan una serie de actores, intereses, objetivos y estrategias que les plantean a sus líderes, distintos retos, restricciones, amenazas y oportunidades. Con ello se generan condiciones que afectan directamente su gestión y desempeño. A pesar de su liderazgo en la región, Colombia y específicamente nuestro territorio, tienen aún ciertas dificultades que reducen en gran medida la facilidad y la confianza en crear nuevas empresas.

Cuando recorremos los centros comerciales de la ciudad, encontramos que algunos almacenes y locales, encuentran en liquidación y otros no han podido reabrir sus puertas, por los altos costos de operación y la baja demanda de bienes y servicios que se ha convertido en una constante, en todo el territorio nacional. La aplicación incoherente de los instrumentos de la política macroeconómica por parte del gobierno nacional, van en contravía del esfuerzo titánico, que realizan algunos emprendedores que se atreven a crear empresa.

No hay derecho que se le siga esquilmando los bolsillos al pueblo colombiano, con las reformas tributarias que, durante los últimos periodos presidenciales, se han implementado. Además, el aumento sucesivo, sistemático y mensual de los precios de los combustibles, están generando una progresiva disminución de la capacidad de pago de la sociedad colombiana. La Junta Directiva del Banco de la República, persiste en mantener una alta tasa de intervención, que vuelven oneroso el costo del dinero que pagan las familias colombianas cuando se atreven a comprar mercancías.

Lo anterior, desestimula enormemente el consumo y el equipo económico del alto gobierno, todavía se mantiene obstinado en favorecer a los conglomerados, propietarios del sistema financiero. Mientras persistan estas políticas erradas, será muy difícil recuperar los espacios perdidos para fortalecer el desarrollo empresarial del país. En la mayoría no lo logran y se ven abocados a sus cierres. 

Comentarios