viernes, 23 de agosto de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-08-13 05:44

Conversatorio Solidario

Escrito por: Israel Silva Guarnizo
 | agosto 13 de 2019

Es la Superintendencia de Economía Solidaria, la entidad encargada de realizar las funciones de inspección, vigilancia y control a las empresas solidarias en el país. Esta entidad surgió después de la crisis del siglo pasado como el mecanismo para contribuir de manera eficaz en la generación de confianza de nuestras entidades con la ciudadanía. El reto que tiene esta institución del Estado es lograr su empoderamiento, posicionamiento y reconocimiento para que aun dentro del propio gobierno se reconozca el modelo solidario como otra forma distinta de hacer empresa en Colombia. No existe una visión plural, amplia e incluyente en nuestro país que abarque las diferentes formas de hacer empresa. Empezando porque en la mayoría de las universidades el estudio cuando se trata del campo empresarial este se centra en las empresas estatales, las mixtas, y las comerciales, desconociendo las empresas cooperativas o solidarias. Colombia a pesar de haber promulgado la primera ley cooperativa en 1931, solo en el 1988 y 1988 se da en forma reglamentaria las dos leyes que regulan al cooperativismo y la economía solidaria respectivamente.

Es una dura disputa en todos los ámbitos para que la Constitución Política Colombiana  en sus artículos 13, 25, 38, 58, 60, 64 y 333 sean valorados y gocen de todo el reconocimiento por los funcionarios públicos y empresarios privados. En el campo empresarial a pesar de que la CPC, establece esta diversidad al igual que en los derechos humanos, con frecuencia son desconocidos y de manera especial por parte de los funcionarios públicos. Esa situación se debe en parte a que el modelo empresarial que predomina en Colombia se sustenta en el capitalismo, y en su última etapa el neoliberalismo donde la predominancia es la empresa comercial o de capital, llamada también privada.  Allí radica el meollo del asunto, estamos frente a la reducción del sistema económico que considera que la iniciativa privada es la que debe impulsar el desarrollo incluso del ser humano.

Tiene la Superintendencia de Economía Solidaria, el gran desafío: liderar al interior del Estado y del Gobierno una campaña de sensibilización y de capacitación en los funcionarios públicos para que se comprenda el carácter plural de nuestra economía y no centrarla únicamente en la empresa comercial o privada. La ignorancia es tal en algunos  empleados  públicos que sus decisiones terminan siendo las más aberrantes. El caso más reciente fue la  exclusión de una cooperativa en una convocatoria pública a través del Secop en la Alcaldía de Neiva, en donde esta fue excluida con el argumento que las cooperativas no eran empresas por ser entidades sin ánimo de lucro.

Esperamos que la presencia del doctor Ricardo Lozano Pardo Superintendente de Economía Solidaria en la ciudad de Neiva el 14 de agosto signifique un espaldarazo a la gestión gremial y de las empresas solidarias en el Huila. Igualmente para que lidere a  nivel nacional el posicionamiento y reconocimiento dentro del del Gobierno el papel que debe jugar por hacer de esta nación una democracia plural también en la economía.