martes, 23 de abril de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-04-15 09:58

Colombia no se merece esta suerte

Escrito por: Jaime Salazar Díaz
 | abril 15 de 2019

Cuando elige un Presidente de lujo, joven pero no sin experiencia, demócrata hasta los tuétanos……  sin mañas, sin odios acumulados, sin soberbia escondida….. los malos perdedores desde las cuevas de su amargura se le vienen encima. Desde lo profundo de su frustración organizan tretas, algunas violentas –al margen de la ley- para bloquear los programas de gobierno y las iniciativas de reconstrucción de este país endemoniado, plagado de narcotraficantes asesinos y de funcionarios corruptos. La prensa nacional y las cadenas de radio hacen eco, como idiotas útiles –ya sin mermelada ?- creando de esta manera un panorama falso de la realidad nacional.

El país estaba advertido y advertido votó mayoritariamente por Ivan Duque: “se gobernará con legalidad, no con argucias; los jóvenes y las mujeres serán protagonistas y seleccionados por sus conocimientos en el campo de su encargo y no por méritos electorales ajenos; se respetará la dignidad y la autonomía de las otras dos ramas del poder, es decir, no se comprarán sus decisiones con puestos ni con negocios que son contratos dirigidos….a sus bolsillos, en el caso de los congresistas “díscolos”. Se está cumpliendo a cabalidad porque es esto lo que quiere el pueblo: cambiar las horrendas costumbres políticas que nos tienen al borde del abismo. Vicios que, naciendo desde las argucias electorales en el Ejecutivo y  Legislativo, han permeado las altas esferas del poder a  magistrados,  llegando hasta los  jueces y citadores en la otrora respetable Rama Judicial. Las “propinas” que mueven a estos últimos, tienen el nombre de “tajadas” a nivel intermedio y quedan sin nombre – que yo sepa- cuando llegan en grandes cifras a nivel ministerial y aún mas anónimas a niveles presidenciales.

Es el momento de consolidar las reformas de fondo que están anunciadas, comenzando por la Justicia, que ha preparado la ministra con raíces huilenses, Gloria María Borrero, no muy simpática –mas bien tímida-  para departir con parlamentarios y periodistas, pero ha dedicado su vida profesional a ese tema, quien debe tener una buena propuesta, seguramente con aportes de las “presidenciales” columnas de Vargas Lleras, quien no quiere que los apuntes de sus desvelos electorales adversos, se queden entre’l tintero. Gloria María viene de dirigir por muchos años una prestigiosa ONG denominada Corporación Excelencia en la Justicia. Así debe ser su propuesta.

En segundo lugar la atención a los pobres de todas las tendencias, especialmente los abandonados del campo, que incluye los grupos de guerrilleros rasos quienes de buena voluntad entregaron las armas y están ensayando una vida sin azares. Los jóvenes emprendedores que no ven en la burocracia oficial o en la planilla su éxito, porque su imaginación y su energía los conduce al triunfo. En fin, las regiones que arman ellas mismas con la presencia del Presidente sus agendas de inversiones “construyendo su futuro”.

No se explica entonces racionalmente la actividad subversiva de caudillos que manejan a dóciles indígenas en las carreteras y a cobardes enmascarados que tratan de aparecer como “estudiantes” en las calles de nuestras ciudades. ¡ Que den la cara si están en desacuerdo con algo! Y lo expongan con claridad mental si son capaces ¡  Ni siquiera en la Cámara los representantes opositores pudieron rebatir los sanos argumentos de Duque para afianzar o aclarar los peligrosos vacíos de la JEP. Tuvieron que defender su incapacidad al debate con un ejercicio cercano a los pupitrazos. O tendríamos que regresar 200 años a Bolívar y San Martín quienes conociendo el alma de nuestro pueblo opinaron en su momento que no estábamos preparados para ejercer la democracia.      

Comentarios