lunes, 14 de octubre de 2019
Regional/ Creado el: 2019-06-09 09:18 - Última actualización: 2019-07-27 05:51

Asopropaz, con muchos huevos para el posconflicto

La comercialización de huevos campesinos es una de las iniciativas de excombatientes FARC y víctimas, en materia de proyectos productivos más prósperos en Huila. La Asociación de Productores y Comerciantes, “Semillas de Paz”, se encuentra en Algeciras, segundo municipio con mayor recepción de exguerrilleros a nivel departamental y uno de los más golpeados por grupos armados en toda Colombia.

Diariamente recogen entre 450 y 600 huevos que son vendidos en el municipio y un supermercado de Neiva.

Escrito por: Caterine Manchola | junio 09 de 2019

Caterin Manchola
Diario del Huila, Neiva

A hora y media de Neiva vía terrestre se encuentra la ‘Despensa agrícola del Huila’. Algeciras, con sus enormes pendientes y tierras fértiles, es uno de los 7 municipios que figuran como Zonas Más Afectadas por el Conflicto, Zomac, en el departamento.

Por su ubicación geográfica fue cuna de la Columna Móvil Teófilo Forero, de las otrora guerrilla FARC, convertida en partido político con ideales de izquierda. En sus calles y veredas deambula el fantasma de sangre y lágrimas de víctimas y victimarios.

Ahora, cuando la guerra cesó notablemente tras la firma del Acuerdo Final, en esos mismos espacios conviven ambas partes.

En la vereda Cazil, surgió hace 17 meses la Asociación de Productores y Comerciantes de Algeciras, “Semillas de Paz”, conformada por víctimas de desplazamiento forzado y excombatientes en proceso de reincorporación. Son 19 personas, de las cuales 2 figuran como el primer grupo poblacional en mención. 7 hacen parte del Acuerdo Final y otros son familia.

La finca de los ‘huevos por la paz’ se encuentra a 15 minutos del área urbana, se puede acceder en carro y está rodeada de varios vecinos, con quienes se tienen buenas relaciones, según resaltaron los exguerrilleros. Los mismos que en cuanto el grupo periodístico se presentó, expresaron reiterativamente que todos son de las FARC, para que según ellos se tuviera bien presente con quién se estaba hablando.

Durante la visita, comentaron que la asociación le apuesta a la producción y comercialización de productos agropecuarios, teniendo como principal producto los huevos campesinos de gallinas criollas en libre pastoreo. Ya cuentan con certificación del Instituto  Colombiano Agropecuario, ICA, y diariamente recogen entre 450 y 600 huevos que son vendidos en el municipio y un supermercado de Neiva.

La iniciativa fue fortalecida por la ONU con una inversión de cinco mil dólares, y capacitaciones por medio del SENA y acompañamiento de la ARN. Es un proyecto de ‘gallina feliz’ donde hay cinco especies diferentes de aves y 1050 ejemplares.

Su presidente, Fabio Vanegas Vargas, comentó que estas organizaciones han sido las que más les han ayudado, que el proceso es “complicado porque ninguno tiene recursos para comprar un carro y sacarlo al mercado”.

Pero el punto más difícil es no contar con la tierra, pues la finca no es propia. “Como no la tenemos, hasta ahí llegamos. Si le pedimos al Estado que nos ayude, nos dicen que cómo vamos a construir en algo que no es de nosotros”, explicó.

Aunque con la Alcaldía se está en proceso de presentar un proyecto para que se les otorgue un terreno, esto se daría para el próximo mandato. Entre tanto, gran parte de las ganancias se quedan para pagar el arriendo por el terreno, por ende aún no se ven mayores utilidades. Así las cosas, sus socios tienen otras fuentes de ingreso como por ejemplo, siendo recolectores de café.

Como dato curioso, narraron los excombatientes que en la guerrilla los cuidados con las gallinas no era tal, “esto es muy nuevo… cuando empezamos a trabajar, un día vino un veterinario del SENA, se estaban muriendo las gallinas y nosotros no sabíamos de qué era. Entonces él nos hacía la misma pregunta que usted, y yo le dije que la ‘verdad es que nosotros no sabemos de gallinas’; entonces nos están dando esa capacitación y ahí estamos aprendiendo”.

Como asociación han participado en varias ferias a nivel local y nacional. Allí dan a conocer los productos y cuentan parte de su iniciativa.

En la finca cultivan el maíz con las que las alimentan. Y también le están apostando a la piscicultura aunque en menor escala. Por lo pronto hay solamente un lago con algunos alevinos.

Segundo con más exguerrilleros

Algeciras es una de las zonas donde se concentra el mayor número de reincorporados, por su cercanía a Caquetá y Tolima, donde hay ETCR, Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación. Ha sido un municipio receptor y recibe la connotación de espacios de concentración aunque disperso. Según la ARN, Neiva alberga el 35 % de los excombatientes  y  Algeciras el 14 %, en tercer lugar a nivel departamental de municipios más receptores figura Pitalito con el 11 %.

Esto se da porque cuentan con el respaldo de la comunidad, indicaron los excombatientes.

“No solamente para nosotros, sino para los que están en proceso de reincorporación. Yo creo que un 95 % de la población de Algeciras, y casi el 100 % de la parte institucional siempre ha estado con nosotros”, sostuvo Sterd Pineda, miembro de la organización.

“Del problema a la solución”

Expresó que las relaciones con los campesinos siempre fueron buenas. “Las FARC fue un movimiento formado por campesinos, la organización tenía un grupo dentro de lo que llaman combatientes, organizadores de masas. Ellos estaban atentos a lo que pasaba con las comunidades, hablaban con las juntas de acción comunal y eran los abogados de los problemas”.

Para Sterd Pineda, el “abogar” por los problemas de las comunidades, es lo que les permitió quedarse en esa localidad.

“Se ponía a las dos partes de ese conflicto a dialogar. Era reconciliar el problema. Los que nos formamos en estos pueblos nos acordamos que ellos eran los que estaban al tanto de todo”.

Explicó que en su caso particular, de niño en una vereda del Caquetá donde creció, “los que daban la política y arreglaban el problema era la guerrilla”, sostuvo. “Ellos se convirtieron en la solución, era la autoridad que hacía que las cosas fueran legales”, agregó.

Y para otros, se debe a que simplemente toda la vida han residido allí, tienen sus padres y hermanos en esa localidad,  por ende tras el Acuerdo Final lo veían como su casa. “El 70 % son hijos de Algeciras, porque en la Teófilo fueron casi todos algecireños”, comentaron.

Es un proyecto de ‘gallina feliz’ donde hay cinco especies diferentes de aves y 1050 ejemplares.

Aspiraciones

Precisamente ese contexto les permite tener esperanzas y asegurar que no volverían a las filas, pues son conscientes del respaldo que necesitan.

“Yo sé que de aquí en adelante, si demostramos que somos capaces de sacar este proyecto, el gobierno nos va a garantizar unas ayudas”, sostuvo Sterd Pineda.

Y a futuro Asopropaz se vislumbra como “semillero de paz a través de la generación de empleo”. Pero “yo creo que el gobierno debe solucionar estos problemas, porque casi todos están sin tierras”, anotó el presidente de la Asociación.

Por sus raíces campesinas los excombatientes optan en su gran mayoría por proyectos agropecuarios. En esa localidad también hay una asociación de cafeteros aunque no están produciendo.

La Teófilo Forero, fue comandada por alías El Paisa, Hernán Darío Velásquez. Esta unidad es responsable de cometer aberrantes actos terroristas contra la ‘despensa agrícola’ y otros municipios de Colombia, por ende su comandante debe comparecer ante la Justicia Especial para la Paz, JEP. Sin embargo, el guerrillero no ha puesto la cara para responder por sus crímenes por ende la JEP reafirmó la orden de captura.

De otra parte, quienes sí se acogieron al Acuerdo Final expresaron que por lo general no se habla del pasado, solamente se visualizan en un futuro promisorio. Algunos de los presentes manifestaron que ya tienen familia, y otros que han iniciado relaciones con personas externas al partido político. En todo caso, su principal esperanza es Asopropaz.
--

“No ha sido un proceso fácil”

Javier Rivera Cortés, alcalde de Algeciras, habló acerca del proceso de paz y Acuerdo Final del que en su momento, admitió, no esperó mayores resultados. Pero que ahora ad portas de culminar su mandato le ha dejado como experiencia que es el camino de la concertación y el diálogo, la salida.

¿Cómo ha sido el trabajo por parte de la Alcaldía con los exguerrilleros?

Hemos venido teniendo un acompañamiento y concertación con quienes en otrora estaban al margen de la ley y hoy están en proceso de reincorporación, pero que sueñan con un futuro promisorio para sus familias. Hemos brindado espacios, articulando varias instituciones y escuchándolos, todo para buscar ayudarlos.

Hay dos proyectos muy importantes. Uno es la asociación de huevos que se viene haciendo con mucha trabajo. Y otro que se proyecta como café. Lo que esperamos es dejarlos consolidados. Es lo que debemos hacer como estado.

¿Cómo fueron los primeros acercamientos, usted es víctima del conflicto?

Como morador del municipio del Huila más afectado por el conflicto soy víctima colectiva del mismo, de múltiples tomas y situaciones de familiares y amigos. Pero entendiendo que para poder reconstruir y forjar un futuro mejor para nuestros hijos, es el camino de la concertación y el diálogo, la salida. Por eso hemos estado tan absolutamente convencidos de ello.

Cuando se firmó el Acuerdo Final, comenzamos a recibirlos en la alcaldía y poco a poco se fueron acompañando y celebramos que hayan asociaciones porque es la mejor salida, permite la articulación de varias instituciones. Quienes antes no estaban en la legalidad, ahora pueden forjar su proyecto de vida y generar desarrollo y economía para el municipio.

¿Cómo le va Algeciras en el perdón y reconciliación?

“Sin duda las víctimas son los actores principales y con ellos tenemos un diálogo fluido. De hecho el primer consejo municipal de paz que se formó en el Huila, fue en Algeciras. La mesa de víctimas más dinámica a nivel departamental es de nuestro municipio, y hemos tenido el reconocimiento de ello.

No es fácil, pero hemos estado en una dinámica de encuentros entre víctimas y personas que en otrora estuvieron al margen de la ley, y se comenzó a perdonar, o aceptar el pasado. Que es doloroso pero hay que pasar página para un mejor futuro. Es ir poco a poco desarmando nuestros corazones para ir construyendo un nuevo municipio.

¿Cómo ha hecho la Alcaldía para atender la llegada masiva de exguerrilleros?

Con el Acuerdo hemos percibido situaciones positivas pero también hay que decir con claridad y tranquilidad de que definitivamente ha traído cosas complejas, una de ellas es la gran cantidad de personas que recibe el municipio. Antes éramos expulsores, por la situación de conflicto, pero hoy somos receptores de muchas personas en su mayoría reincorporados.

Esto genera una situación de verdad desbordada en cuanto a la capacidad de un municipio de sexta categoría, con pocos recursos y muchas necesidades. Pero esperamos a futuro que todas las ilusiones forjadas sobre el posconflicto, sacar del atraso a Algeciras.

¿Los grupos residuales continúan atacando la armonía del municipio?

No podemos desconocer que quienes de alguna manera estuvieron ligados a esta situación de marginalidad de la legalidad, de alguna forma han visto que en un municipio que libró un conflicto de tantos años se convierta en algo próspero para la situación de delincuencia. Pero son situaciones propias de los posconflictos, es algo que sabíamos iba a pasar y se ha asumido con firmeza, la institucionalidad nos ha ayudado a controlar.

Comentarios