jueves, 18 de julio de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-04-15 10:07

Alivio a los cafeteros

Escrito por: Editorial | abril 15 de 2019

Todos los agricultores del país se encuentran atravesando una profunda crisis social y económica, por la aplicación errada de los instrumentos de la política económica por parte del gobierno nacional, que no se compadece con los bajos ingresos que están recibiendo de la producción de sus productos, por los altos costos que les están generando cuantiosas pérdidas. La estructura de costos es muy elevada por la alta carga tributaria, un precio del dólar que supera los tres mil pesos, servicios públicos y el costo de los insumos, fertilizantes y combustibles, muy altos, entre otros factores económicos, que, junto con el cambio climático y la inseguridad rural, están permeando negativamente la rentabilidad de los hombres del campo, que son los que les permiten a los colombianos, tener asegurada la provisión alimentaria de las familias.

Cansados de las promesas y de la retórica barata de los altos funcionarios del alto gobierno, los cafeteros han venido reuniéndose para impulsar algunas protestas, con el fin de fijar medidas para presionar a las esferas oficiales, para que sean atendidas sus demandas para contrarrestar el caos en que se encuentran los cultivadores del grano. Por tal motivo, durante el Taller Construyendo País # 27 que se realizó el sábado anterior en Timbío (Cauca), el presidente Iván Duque Márquez, recordó que el año pasado el Gobierno anunció un programa de apoyo al precio, por el orden de 100 mil millones de pesos, recursos que no se ejecutaron porque al final de la vigencia se registró un repunte de precios.

Igualmente anunció ayudas que suman los 255 mil millones de pesos a para aliviar la crisis cafetera que padecen este importante sector de la economía nacional. El plan del Gobierno incluye también la puesta en marcha de un programa de alivio y refinanciamiento de las deudas para muchos de los cafeteros. Se incluyen 60.000 millones de pesos, que, durante las últimas semanas, les permiten recibir 30 mil pesos para atender a muchas de las familias que se ven afectadas, cuando tienen un precio que está por debajo de los 715.000 pesos como disparador.

Es inquietante ver que Colombia sigue con las prácticas de siempre, consistentes en otorgarles subsidios a determinados sectores, dependiendo de su capacidad de presión. Aunque tales apoyos son válidos en determinadas circunstancias, la experiencia de los países que han tenido éxito en desarrollar su producción agrícola muestra que lo más indicado es invertir en lo que se conoce como bienes públicos, incluyendo carreteras y vías de acceso decentes, distritos de riego e investigación en semillas y control de plagas.

Comentarios